María en el país de las maravillas

Me llamo María, nací en una ciudad cualquiera del mundo en un país cualquiera. Me encantan los mapas y las bolas del mundo y me podría pasar horas mirándolas. Mi color preferido es el rosa (sí, ya se, es un poco hortera). Me gusta dormir, sonreír y hacer bromas. Aunque por encima de todo me apasiona viajar, viajar lento a ser posible, conocer otros sitios, otra gente y fijarme en los pequeños detalles que en realidad son los más grandes. La gente me dice que siempre tengo las cosas muy claras, lo que no saben es todas las vueltas que les doy antes de tenerlas “claras”. Me gusta el chocolate y el jamón serrano, aunque no mezclados. Creo que el miedo es el peor enemigo y que aunque todos tenemos miedo en ocasiones hay que saber volverle la cara y seguir adelante. No dejar que te paralice. Me gusta escuchar música, caminar, leer, hacer fotos y hablar. Me gusta mucho hablar.

Si lo que quieres es una historia más “tradicional” sobre mi, te contaré que nací en Valencia, aunque viví la mayor parte de mi vida en Zaragoza, es España. Mis padres se mudaron muchas veces de casa. Quizás por eso ahora me guste el cambio. De pequeña una de las cosas que esperaba ansiosa todas las semanas era ver el documental de planeta solitario los viernes por la noche, dónde un chico inglés viajaba por el mundo. Más tarde estudié arquitectura técnica y trabajé en una gran constructora durante 6 años. Durante este periodo creció en mi una sensación de angustia. “¿Será esto todo? Ya tengo buen trabajo, buena casa, coche… solo me falta el marido y los hijos para el pack completo!” Pero no me sentía muy feliz.

Viajé mucho en mis días de vacaciones para llenar ese vacío. Mis últimas vacaciones mientras trabajaba en aquella constructora fueron a Perú. Fui yo sola. En Perú me sentí más cerca del cielo, casi como si pudiera volar. Quizás solo fue que Perú tiene algunas de las ciudades más altas del planeta y sí, estás más cerca del cielo, quizás era que me sentía así como libre…

Meses después como muchos otros en esa época, perdí mi trabajo. No sabía entonces exactamente lo que quería hacer con mi vida pero si sabía lo que no quería hacer.

Desde entonces he vivido en Inglaterra, Francia y Canadá y viajado más y más lento. Esa es mi vida ahora y así quiero que siga siendo.

Central Park Nueva York